Sobre el éxito

Publiqué esta entrada en mi página de Patreon en exclusiva para mis mecenas el 26 demarzo de 2020. Patreon es un espacio en el que puedes apoyar mi proyecto creativo disfrutando de contenidos privados desde solo 1€ al mes.
Puedes leer mis artículos antes que nadie apuntándote como patron en www.patreon.com/ireneroga

SOBRE EL ÉXITO:

Seguro que lo has oído antes muchas veces: el verdadero éxito no es ganar dinero si no hacer lo que quieres hacer.

Esto es una idea muy bonita, aunque puede ser un poco imprecisa. Cuando te mueves entre creativos, gente que publica sus obras, que avanza en sus proyectos, es inevitable pensar si lo que estás haciendo es «lo correcto» o estás desperdiciando tus aptitudes. Le ha pasado a una amiga (ejem).

Personalmente, cuando veo a mis colegas sacar un nuevo cómic, publicar para una editorial de otro país, firmar un nuevo contrato, no puedo dejar de pensar que yo podría (al menos intentar) hacer lo mismo.

En un entorno de redes sociales, además, tu actividad está expuesta al mundo, la gente tiene expectativas hacia ti y tu trabajo (que en este mundillo se entremezclan y son una misma cosa); a veces te preguntan qué es lo próximo que vas a publicar.

Sin embargo, cuando me pongo en el lugar de esos artistas que no dejan de producir páginas de cómic, sé que haciendo lo mismo que ellos no sería feliz. Me conozco bien, sé cuáles son mis ritmos y mis pensamientos a la hora de dibujar, mis emociones, mis motivaciones y mis angustias. Eso no lo sabe nadie más que yo, que estoy aquí metida en esta cabeza mía. Seguramente comparto muchas de estas circunstancias con otros valientes que las sufren y las superan, pero mi cóctail es único, igual que los suyos lo son a su manera.


Durante años he vivido encadenada a la mesa de dibujo.

Entonces, si siguiera ese mismo camino de triunfos y títulos y aplausos y likes ¿sería feliz? Yo creo que no. Por lo tanto ¿podría considerar que estaría teniendo éxito en la vida? Menuda contradicción. Estaría viviendo para los demás, para cumplir esas expectativas, pero no las mías: Sería una absoluta infeliz.

Durante muchos años he confundido lo que se espera de mi con lo que realmente quiero, he tenido que hacer un verdadero esfuerzo de introspección para separar una cosa de la otra, para recordar ideas olvidadas, para volver a ser yo si alguna vez lo fui, o sacar a la luz por fin a esa persona que hace lo que quiere.

Olvidarse de lo que esperan de ti los demás es el primer paso. Supone un gran esfuerzo pero es muy liberador. Lo siguiente es aceptarse a uno mismo tal y como es, con sus virtudes y sus defectos. Habrá aspectos que no te gusten y otros que te deslumbrarán y puede que hasta te incomode ser ✦tan genial✦. «¿De verdad yo soy así?» Créetelo, es MUY posible que tengas ese gran brillo ahí dentro y te dé miedo sacarlo. Aceptar tanto las unas como los otros te ayudará a avanzar.

Yo ahora siento que estoy en ese momento en el que me da igual lo que se espere de mi. Enfoco mi trabajo y mis objetivos en lo que quiero hacer, y siento por fin que puedo ser feliz. Este es mi éxito personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.